crisis economica recesion 2020

Actualizado: 17/05/2020

¿Habrá una nueva crisis económica en 2020? La economía global atraviesa un periodo difícil como consecuencia de la guerra comercial entre EE. UU. y China, el caldeado ambiente geopolítico, los problemas de la industria europea o los efectos del coronavirus.

En medio de este entorno de inestabilidad internacional, son varios los indicadores y los expertos que anuncian una crisis económica para el año 2020. Conviene destacar el temor a que el ciclo de crecimiento de EE. UU. —el mayor en su historia— se esté aproximando a su fin y pase a la fase de recesión a lo largo de 2020.

De producirse otra crisis económica en el año 2020, los efectos podrían ser devastadores, pues una parte de la munición de la que disponen los bancos centrales o los Estados para situaciones de dificultad fue utilizada para superar la crisis de 2008 y la crisis del euro. De esta manera, el Banco Central Europeo (BCE) mantiene el tipo de interés de referencia para sus operaciones de refinanciación en el 0 % desde 2016 —si bien ya coquetea con los tipos negativos— y la deuda pública de los Estados ha crecido sobremanera desde 2008; en el caso de España, del ~ 40 % al ~ 97 % del PIB.

PeriodismoActual.com recopila periódicamente los principales indicios que señalan que la economía global se encamina a otra crisis económica en 2020.


17/05/2020 – Reflexión: la crisis económica será extremadamente dura: caída monumental del PIB, mercado laboral triturado y puertas a la emigración cerradas

Cuando empecé este artículo en julio de 2019, creía firmemente que una importante crisis económica nos golpearía en 2020. Estimaba que España sería uno de los países más castigados, debido a una deuda pública elevada —97 % del PIB— y a unas cuentas que no cuadraban por múltiples razones, siendo una de ellas la inminente jubilación de los «baby boom», que añadirá una gran presión a un sistema de pensiones que, considero, estaba, y está más que nunca, quebrado.

Pensaba que la crisis se desencadenaría por la guerra comercial entre EE. UU. y China, enmarcada en un giro proteccionista que ponía en jaque al comercio global. También sostenía que la caldeada relación entre EE. UU. e Irán podía derivar en un conflicto armado que arrastrara al mundo a una recesión. Todo ello aderezado con una expansión de la economía estadounidense que mostraba signos de agotamiento. Y pudo haber sido así: durante el verano, las bolsas dieron unos giros de infarto por los tuits de Trump y, recién estrenado el 2020, la muerte de Qasem Soleimani estuvo cerca de prender la mecha de algo mayor.

Sin embargo, la cosa se suavizó con la firma del acuerdo comercial entre las dos mayores economías del mundo el 15 de enero. Además, quedó claro que la República Islámica no iba a emprender ningún conflicto, pese a la humillación sufrida por el fallecimiento del prominente general, cuando el ataque a unas bases estadounidenses en Irak terminó con una deshonra aún mayor, a consecuencia del derribo del vuelo 752 de Ukraine International Airlines.

Todo parecía encarrilarse. Ahí están los índices PMI de febrero, que mostraban una excelente recuperación tras la atenuación de la guerra comercial. De hecho, el índice referente a la manufactura alemana se situó a las puertas de la expansión tras más de un año en contracción. No obstante, el cisne negro —aquel evento improbable, pero que deja una impronta huella— se dio en forma de propagación mundial de un nuevo coronavirus que ha puesto a la economía global al borde del precipicio. Por citar algún dato —todos son desastrosos—, según las peticiones de subsidio por desempleo de EE. UU., el país ha destruido más trabajos en unas semanas que los creados en una década, con ciudades como Las Vegas, meca del juego, hundidas.

Como se advierte al principio de este artículo —recuérdese que se escribió en julio de 2019— «de producirse otra crisis económica en el año 2020, los efectos podrían ser devastadores». Y estoy convencido de que, desgraciadamente, así será. Una parte importante de la munición para enfrentar crisis se gastó en la de 2008. Ahora nos adentramos en terreno desconocido, puesto que los cambios no van a ser solo económicos, sino también sociales. Además, se da la circunstancia de que España comparte algunas de las características que han supuesto la debacle de Las Vegas, como la alta dependencia del turismo (12.3 % del PIB y 12.7 % de aportación al empleo total) y el gran peso de los servicios. Es cierto que aún hay esperanzas, como el pronto desarrollo de un tratamiento efectivo, la aparición de una vacuna segura cuya producción sea masiva o que el virus desaparezca con el verano. Sin embargo, son opciones poco realistas. Así las cosas, es posible que se dé un escenario económico catastrófico, con una caída del PIB del 20 %, algo propio de las guerras.

Probablemente, España será intervenida por la Unión Europea en un año o dos. Si bien será doloroso —implicará serios recortes para los funcionarios y pensionistas— será beneficioso si se eliminan duplicidades y gastos superfluos propios de un Estado mastodóntico. En cualquier caso, serán tiempos distópicos, de inestabilidad social, desempleo y precariedad. Además, las puertas de la emigración no están tan abiertas como lo estuvieron en 2008: Reino Unido, por ejemplo, prevé consumar el Brexit en unos meses, Francia se ha visto dañada por el virus y Latinoamérica retrocederá varios años por la pandemia, sin importar el sudor y las lágrimas que ha costado avanzar; produce una gran rabia, pero es así.  

Por si fuera poco, procesos como la digitalización, que ya desestabilizaban el mercado laboral prepandémico, siguen en marcha y se han acelerado. Por no hablar de un posible recrudecimiento de la guerra comercial EE. UU. – China, que dañaría particularmente a la economía alemana, locomotora de la Unión Europea, por su dependencia del comercio exterior. Políticamente, los partidos considerados «populistas» se alimentarán de esta crisis para ganar adeptos y tratar de tomar el poder o influir en las instituciones.

Los individuos debemos hacer un ejercicio de reflexión y adecuarnos a la nueva realidad. Muchas de las cosas que dábamos por sentadas y disfrutábamos, como los viajes baratos, se han acabado, al menos por dos o tres años. El «terraceo» y otros pequeños placeres estarán acompañados de mascarillas, gel hidroalcohólico, guantes y distanciamiento social, por lo que ya no suenan tan atractivos. Por su parte, el mercado laboral estará totalmente triturado, hasta el punto de que muchas personas jamás encontrarán un trabajo digno acorde a su conocimiento y dependerán de una combinación de empleos precarios e ingresos estatales, unión que dará para sobrevivir, no para vivir. El ocio cambiará, primando el «nesting» y el «streaming», y se financiará con los empleos precarios y/o con las rentas mínimas públicas. Como resultado, los Estados saldrán reforzados, pero no en un sentido positivo, sino que, al convertirse en pagadores masivos, los individuos quedarán subyugados a ellos. No obstante, confieso que con esta afirmación estoy «doblepensando», pues no descarto que los Estados tampoco pueda afrontar estos pagos.  

La idea de formar una familia será casi una ilusión, por lo que es muy posible que la tasa de fertilidad se desplome aún más. En lo relativo a las relaciones, no es descartable que la presión económica a la que estarán sometidas numerosas parejas haga saltar por los aires abundantes relaciones, ya que en una modernidad líquida, donde los vínculos sociales y laborales sólidos se desvanecen, soportar este tipo de situaciones sin rupturas parece ciencia ficción.

En definitiva, la pandemia ha provocado cambios nuevos y ha agilizado otros que ya estaban en marcha. El futuro será «ciberpunk».

Este artículo no se actualizará durante un largo periodo. La razón es que el objetivo principal era recopilar aquellas señales que vaticinaran una crisis en 2020 pero, al ser evidente que la tenemos encima, no tiene sentido continuar.

Suerte a todos.


24/04/2020 – El índice ifo de confianza empresarial (ifo Business Climate Index) se hunde a niveles «catastróficos» en abril

El ifo Institute, institución investigadora alemana con gran reconocimiento en el mundo económico, ha publicado este viernes su índice de confianza empresarial de abril (también conocido como índice de clima de negocios). Los resultados son desalentadores, hasta el punto de que el propio instituto califica como «catastrófico» el sentimiento de las compañías alemanas.

El indicador se elabora sondeando a unas 9 000 empresas de cuatro sectores distintos, la manufactura, los servicios, el comercio y la construcción. Se les pide que evalúen la situación empresarial actual («assessment of business situation»), diciendo si les parece «buena», «satisfactoria» o «pobre», y que establezcan sus expectativas para los próximos seis meses («business expectations») como «más favorables», «sin cambios» o «menos favorables». A partir de ahí, se calcula un valor para cada pregunta y uno general, que tiene en cuenta ambas cuestiones ( «ifo Business Climate»).

El índice general se sitúa en los 74.3 puntos, frente a los 85.9 de marzo, obteniendo un triste récord, pues nunca había alcanzado un valor tan bajo ni una caída tan drástica (su puntuación previa más baja fue 79.9 en marzo de 2009). El reporte señala que se debe al «deterioro masivo» provocado por la «situación actual», en la que numerosos países han impuesto restricciones para frenar la propagación del SARS-CoV-2.

Asimismo, las expectativas a seis meses son demoledoras, alcanzado otra plusmarca trágica (69.4). Por ello, ifo afirma que «el coronavirus está golpeando con furia a la economía alemana».

crisis 2020 indice ifo de confianza empresarial abril 2020

Desglose por sectores

El subíndice del sector manufacturero se sitúa en su punto más bajo (-44.4) desde marzo de 2009 (-44.9). Tanto la situación actual como las perspectivas a seis meses se desploman contundentemente; de hecho, este segundo valor cae a un mínimo histórico (-56.1). Asimismo, la demanda de productos industriales se ha hundido.

El «ifo Business Climate» de los servicios cae a niveles no registrados hasta ahora (-34.2), y lo mismo ocurre con la valoración de la situación actual (-12.7) y las expectativas (-53.3).

Respecto al comercio, el instituto alemán dice que el subíndice general cae en picado, situándose en -48.4. Además, la estimación actual jamás había obtenido un empeoramiento tan rápido (de 5.9 en marzo a -30.9 en abril) y las perspectivas futuras siguen cayendo (de -44.4 en marzo a -64.1 en abril).

Datos mixtos para la construcción. Su «ifo Business Climate» nunca se había hundido tan abruptamente (de 5.0 en marzo a -17.6 en abril), pero la mayoría de las empresas de este sector siguen satisfechas con su situación actual (21.4), pese a que las expectativas son malas (-49.7).

crisis 2020 indice ifo confianza empresarial por sectores abril 2020

23/04/2020 – Tremendos resultados preliminares de los índices PMI del sector servicios y manufacturero de Francia, Alemania y el conjunto de la eurozona

El consenso de mercado no esperaba un derrumbe tan pronunciado de estos indicadores, lo que podría significar que hay un optimismo exagerado con respecto a la situación real.

El índice de gerentes de compras de IHS Markit, en inglés Purchasing Managers’ Index (PMI), es un indicador de las condiciones comerciales basado en encuestas sobre la producción comercial, los nuevos medidos, el empleo, los precios de venta, las exportaciones, etc. Estas cuestiones objetivas se acompañan de una subjetiva, en la que las empresas predicen si su producción será mayor, igual o menor en el plazo de un año, basándose en un «sentimiento» positivo o negativo de lo que está por venir. A partir de ahí, se elabora una lectura mediante una cifra: si es superior a 50, indica expansión (más inversión, más producción, más empleo, etc.) y, si es inferior, señala contracción.

Originalmente, el índice PMI se utilizaba para «tomar la temperatura» únicamente al sector manufacturero, pero durante la década de 1990 IHS Markit lo adaptó a otros, como la construcción o los servicios —en este último caso, por ejemplo, tiene menos preguntas que el vinculado a la manufactura, pues algunas cuestiones, como los inventarios, no son relevantes para muchos proveedores de servicios, pero sí se tienen en cuenta servicios financieros, al consumidor, y otros—.  Por su parte, el PMI «composite» —o «compuesto»— «mide» la salud de una economía combinando la manufactura y los servicios. Debido a su sencillez interpretativa, los índices PMI son muy utilizados y prevén con certeza los cambios en el PIB.

Cada mes se publican dos PMI, uno preliminar o «flash», que suele aparecer la semana del 20, y uno definitivo, divulgado a principio del mes siguiente. El primero, un adelanto de los datos, tiene en cuenta el 85 % de las encuestas, aproximadamente.

Este jueves se han difundido los PMI preliminares de abril de algunos países de la eurozona, así como del conjunto de la zona euro, y los resultados son aterradores, con desplomes superiores a los que se vieron durante la crisis financiera global y la subsiguiente crisis del euro.

Francia: Desplome sin precedentes del PMI servicios (10.4), manufacturero (31.5) y compuesto (11.2)

El comunicado de prensa relativo a los datos de Francia dice que «la actividad del sector privado francés siguió cayendo en abril, con continuos cierres de negocios que asfixian tanto a la oferta como a la demanda». La cifra relativa a los servicios —10.4 frente al 27.4 de marzo— es la más baja de la serie histórica. Por supuesto, esto ha tenido una repercusión catastrófica para el empleo, produciéndose una fuerte contracción laboral. Asimismo, el resultado de las manufacturas —31.5 frente al 43.2 de marzo— es también demoledor, erigiéndose como el peor de la serie histórica. Por ello, no es de extrañar que la pregunta subjetiva de expectativas de negocios a doce meses vista haya tenido una acogida extremadamente negativa.

El economista de IHS Market Eliot Kerr señala que, de cara al futuro, hay dos preguntas clave: una vez que comience la relajación de las restricciones el 11 de mayo, ¿cómo de rápido se levantarán las medidas impuestas para frenar la propagación del virus? Dependiendo de eso, podrá determinarse cómo de rápido se va a recuperar la actividad a corto plazo. En segundo lugar, ¿la relajación de las restricciones producirá una nueva embestida del virus? De ser así, cualquier esperanza de que haya una recuperación en «V» se esfumaría.

Francia PMI Servicios Abril Preliminar

Alemania: Desplome monumental del PMI del sector servicios (15.9), manufacturero (34.4) y compuesto (17.1)

El comunicado de prensa de IHS sobre Alemania destaca que el PMI relativo a los servicios es el más bajo de la serie histórica —15.9 frente al 31.7 de marzo—, y lo mismo ocurre con el compuesto —17.1 vs. 35.0 de marzo—. Por su parte, el manufacturero —34.4 vs. 45.4 de marzo— es el peor en 11 años (solo superado por el obtenido en enero de 2009 —32.0—), derivado del colapso de la demanda y las limitaciones de la oferta. Pese a todo, la industria amortigua el golpe gracias a un aumento de los tiempos de entrega de los proveedores y al «stock» de compras.

Las empresas reportaron un colapso de la demanda tanto interna como externa en abril, particularmente las del sector servicios. No sorprende, pues, la caída del empleo, que en el caso de la industria no ha sido tan veloz desde hace casi 11 años, aunque la jornada reducida ayuda a las compañías a evitar recortes de personal, paliando el problema.

Por su parte, las exceptivas para los próximos 12 meses siguen siendo muy negativas, aunque se recuperan ligeramente del mínimo del mes pasado.

Eurozona – Derrumbe colosal del PMI del sector servicios (11.7), manufacturero (33.6) y compuesto (13.5)

El comunicado de prensa establece que, de acuerdo a los datos preliminares, «la economía de la zona euro sufrió en abril las caídas más pronunciadas de la actividad empresarial y el empleo jamás registradas como resultado de las medidas adoptadas para contener el brote de coronavirus». De hecho, el «flash» compuesto, 13.5 vs. 29.7 de marzo, supone «el mayor declive mensual de la actividad total en más de dos décadas de recopilación de datos». Comparativamente, «la lectura más baja observada durante la crisis financiera mundial fue 36.2», en febrero de 2009.

Los servicios, tremendamente afectados por las restricciones, se desplomaron de 26.4 en marzo a apenas 11.7 en abril. Empresas de hostelería, vivienda, viajes o turismo sufrieron caídas intensas de la actividad, al tener que cerrar o soportar una gran limitación de su capacidad operativa.

La industria acusa también graves daños y, por ello, el índice se sitúa en 33.6, en comparación con el 44.5 de marzo, registrando su mínima de los últimos 11 años. La lectura del PMI de la producción —que no tiene en cuenta los plazos de espera de proveedores y los «stocks»— se desploma hasta 18.4 por el cierre de fábricas de sectores no esenciales, la caída de la demanda o las limitaciones por la escasez de personal e insumos, sin hablar de las demoras en la cadena de suministro, que alcanzan su máximo histórico.

Asimismo, se reporta un descenso de las expectativas a 12 meses debido a una nueva caída en el sentimiento del sector manufacturero.

IHS Markit estima que podría haber una contracción trimestral de la economía de la zona euro del orden del 7.5 %. Asimismo, el experto Chris Williamson dice que «las esperanzas se centran en que las medidas de contención se puedan ir levantando progresivamente para ayudar a atenuar el parón que las empresas han registrado en abril. No obstante, parece ser que el progreso será dolorosamente lento para evitar una segunda oleada de infecciones. Ante una caída tan prolongada de la demanda, el recorte de empleo podría intensificarse respecto del ritmo récord actual y podrían surgir nuevos temores con relación al coste económico de la contención del virus».


22/04/2020 – Lenín Moreno, presidente de Ecuador, alerta de que los funcionarios públicos sufrirán un tijeretazo en sus sueldos

Con más de 10 000 casos registrados, Ecuador es uno de los países de América Latina más golpeados por el coronavirus, especialmente en la provincia costera de Guayas, donde se concentran el 68 % de los contagios confirmados. La crisis sanitaria ha puesto contra las cuerdas a un país en el que en torno al 15.3 % de la población no tiene acceso a sistemas de saneamiento avanzados, pese a que la higiene individual y social es vital para frenar la propagación del virus.

Además, Ecuador se enfrenta a un desafío económico sin precedentes debido al hundimiento del precio del barril de West Texas Intermediate (WTI) —el contrato de junio se encuentra este miércoles en los 11.48 US$— , en tanto que la economía nacional depende en gran medida de los recursos petroleros. Si a esto se le suma el gasto extra necesario para encarar el nuevo coronavirus, el resultado es dramático.

Así las cosas, Lenín Moreno anunció el pasado lunes que los ecuatorianos van a tener que vivir una «nueva realidad» en la que «los funcionarios públicos no podrán volver a ganar lo mismo que antes», pues es «insostenible». Asimismo, pidió a la Asamblea de Ecuador aprobar la Ley de Apoyo Humanitario que, precisamente, contempla una reducción del 10 % de los salarios de los funcionarios que ganen más de 1 000 US$.


22/04/2020 – BBVA Research prevé una caída del PIB de España de un 8.0 % en 2020

BBVA Research publicó este martes su informe sobre la situación de España en el segundo trimestre, donde vaticina una caída del PIB de un 8.0 % en 2020 y una tasa de paro del 20.5 %. Estas previsiones asumen que «durante la segunda quincena de mayo comenzará una normalización gradual de la actividad económica», lo que «unido a la recuperación que se espera de la economía mundial y a las políticas impulsadas por las instituciones europeas y el Gobierno de España, permitiría observar un rebote significativo a partir de la segunda mitad del año» —es decir, de julio a diciembre—. De cumplirse este escenario, el PIB podría remontar un 5.7 % en 2021, aunque «no se espera que se alcance el nivel de actividad previo a la crisis hasta 2022».

El documento destaca que España tiene dos factores que limitarán la velocidad de la recuperación. Por un lado, la elevada destrucción de empleo, mayor que en otros países, fruto de la dependencia de la contratación temporal —de hecho, «buena parte de la destrucción del empleo que se observó durante el mes de marzo tuvo su origen en la no renovación de contratos temporales»—. Por otro lado, hay una fuerte vinculación con sectores particularmente afectados por las restricciones, como el turismo.

Asimismo, la pandemia se está cebando con las actividades de «consumo social», como la hostelería, y el entretenimiento, que tras la declaración del estado de alarma registran descensos del gasto de entre un 60 % y un 100 % respecto a la misma semana del año anterior. Sin embargo, otras actividades, como la alimentación, se han visto beneficiadas por la incertidumbre y los cambios en los hábitos de consumo.

BBVA Research estima que si no se hubieran implementando las políticas públicas que se han tomado para combatir la enfermedad y los efectos económicos derivados —como los incentivos para fomentar los ERTE o el establecimiento de avales a la financiación de empresas—, sumado al apoyo de las instituciones europeas, la caída del PIB sería del 11.5 %.

Comentario del autor. Si bien se menciona que las proyecciones se han realizado en un marco de grandes dudas, no dejan de ser, a mi parecer, demasiado optimistas. Por supuesto, nadie sabe cuánto se va a alargar el confinamiento, cómo va a ser la vuelta a la normalidad y si se producirán nuevos brotes, pero ciertas noticias hacen pensar que no se va a producir un «rebote significativo a partir de la segunda mitad del año», como afirma el informe.

La cancelación del Oktoberfest 2020, un evento que debería haberse celebrado del 19 de septiembre al 4 de octubre, indica que el regreso a la cotidianidad no va a ser rápido. Como ha señalado el ministro presidente de Baviera, «mientras que no haya vacuna ni tratamiento se ha de tener un cuidado especial». Un mensaje que también ha trasmitido la alcaldesa en funciones de Pamplona, Ana Elizalde, al afirmar durante la rueda de prensa relativa a la suspensión de los Sanfermines que «la lucha contra el covid-19 se ha convertido en la prioridad número uno en todo el mundo, y mientras no tengamos una vacuna para combatirla, así debe seguir siendo».

A la suspensión de eventos se une el gran peso del turismo para la economía española. Acertadamente, BBVA Research establece que esto actuará como una losa para la recuperación, pero creo que será mayor de lo estimado. Es un sector que puede darse por muerto para lo que queda de 2020 y, teniendo en cuenta que supone el 12.3 % del PIB, es probable que el hundimiento económico del país alcance, e incluso supere, esa cifra, situándose en el peor de los escenarios calculados hace unos días por el Banco de España —que predecía una caída del PIB de hasta el 13.6 %—.  


21/04/2020 – Índice ZEW de sentimiento económico de abril: «El mercado financiero comienzan a ver la luz al final de un túnel muy largo»

Este martes se ha publicado el índice de sentimiento económico, elaborado por el ZEW – Leibniz Centre for European Economic Research, ofreciendo una de cal y otra de arena.

Por un lado, el indicador de sentimiento económico para Alemania (expectativas a seis meses) ha mejorado sustancialmente, situándose en los 28.2 puntos, frente a los -49.5 de marzo. En palabras de Achmin Wambach, presidente del ZEW, «los expertos del mercado financiero comienzan a ver una luz al final de un túnel muy largo». Sin embargo, «no esperan ver crecimiento económico positivo hasta el tercer trimestre de 2020 ni que la economía recupere el rendimiento precoronavirus antes de 2022».

crisis 2020 alemania indice zew confianza inversora abril 2020

Por otro lado, el subconjunto referente a la situación económica actual de Alemania indica un fuerte pesimismo, pues ha caído hasta los -91.5 puntos, frente a los -43.1 de marzo. Esta diferencia entre las perspectivas futuras y la valoración de la situación actual recuerda a la que se dio en abril/mayo de 2009, durante la crisis financiera, según se señala en la nota de prensa.

Por su parte, las expectativas con respecto al desarrollo económico de la eurozona son positivas, pues el subconjunto alcanza los 25.2 puntos, en contraste con los -49.5 de marzo. No obstante, la evaluación de la situación actual es negativa, situándose en los -93.9 puntos.


20/04/2020 – Una caída del PIB del 6.6 % en 2020 sería el mal menor, según las estimaciones del Banco de España

Este lunes, el Banco de España ha publicado el artículo analítico «Escenarios macroeconómicos de referencia para la economía española tras el COVID-19», que predice una fuerte caída del PIB para el año 2020.

Comienza afirmando que «la crisis sanitaria global ha dado paso a una crisis económica global», donde las medidas restrictivas impuestas para contener la propagación del virus han provocado una «reducción de la actividad productiva» que «se ha dejado notar con singular intensidad en el mercado de trabajo». Consecuentemente, ha habido una fuerte contracción de la demanda interna y externa. Las autoridades nacionales y supranacionales han reaccionado para paliar los efectos negativos de la pandemia, pero queda por ver el éxito de estas decisiones.

Debido a este panorama, el Producto Interior Bruto (PIB) podría caer entre un 6.6 % y un 13. 6 % este 2020, en función de «la duración del confinamiento, las características de la transición hacia la normalidad y el éxito de las políticas económicas en limitar la persistencia de los efectos sobre la actividad y el empleo». Comparativamente, en el 2009 el PIB decreció un 3.8 % por la crisis financiera. No obstante, el Banco de España estima que «se espera un repunte a partir de la segunda mitad del año que dé pie a una recuperación notable en 2021».

crisis 2020 banco de españa

Por sectores, la hostelería, restauración y ocio sufre de forma muy acentuada los efectos de la pandemia, un hecho esperable teniendo en cuenta que el estado de alarma ha dejado en suspendo las actividades de hostelería y restauración —aunque permite prestar servicios de entrega a domicilio—. De igual forma, el transporte acusa un daño importante.

crisis 2020 banco de españa 2

La tasa de desempleo podría alcanzar el 18.3 %, según el escenario optimista, o el 21.7 %, según el pesimista (sin contar a los afectados por un ERTE y a los autónomos en situación de cese de actividad). En comparación, esta tasa llegó a situarse en el 26.3 % en 2013. Asimismo, la deuda de las Administraciones Públicas será del 109.9 % al 122.3 % respecto al PIB —el nivel más alto desde 1902—, y el déficit público se situará del 7.2 % al 11 %.

crisis 2020 banco de españa 3

La recesión será más o menos pronunciada dependiendo de «la duración del confinamiento y la posibilidad de que las dificultades de liquidez de los agentes privados puedan transformarse en un problema de solvencia». En todo caso, no se espera que se recupere el nivel del PIB previo a la crisis sanitaria hasta bien entrado el 2021.

crisis 2020 banco de españa 4

El documento del FMI al que hizo referencia Pedro Sánchez

Las previsiones del Banco de España, que auguran un futuro extremadamente sombrío para la economía española, encajan con lo previsto por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el «World Economic Outlook» que dio a conocer el pasado 6 de abril. En él, se prevé una caída del PIB del 8 % en 2020, así como una tasa de desempleo del 20.8 % y, aunque se estima que habrá un rebote en 2021, aún quedan por responder preguntas clave sobre el nuevo coronavirus que podrían afectar a la recuperación, como la eficacia y duración de la inmunidad. Además, no es descartable que haya rebrotes en invierno, como anunció el epidemiólogo Fernando Simón.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo referencia a este documento del FMI en la comparecencia del sábado, y advirtió de que la situación económica venidera será «una situación que nadie con menos de 90 años ha conocido».


02/04/2020 – La crisis del coronavirus provoca un crecimiento desmesurado del paro registrado y una honda caída de la afiliación a la Seguridad Social

El coronavirus daña fuertemente la economía española. Los datos publicados este jueves muestran un mes de marzo negro. El número de desempleados ha subido en 302.265 personas en relación a febrero, lo que supone un incremento del 9.31 %, hasta un total de 3.548.312. De esta manera, la desaceleración que se venía observando en la caída del número de parados se transforma en una auténtica sangría.


Por sectores, los servicios son los más perjudicados en términos absolutos, con 206.016 nuevos inscritos (el 8.97 %). Le siguen la construcción, con 59.551 (el 22.92 %); la industria, con 25.194 (el 9.15 %); la agricultura, con 6.520 (el 4.26 %), y el colectivo sin empleo anterior, con 4.984 (el 1.91 %).

El paro sube en las 17 comunidades autónomas, siendo las más afectadas Andalucía (138.569), Comunidad Valenciana (35.565) y Cataluña (21.833). Por provincias, sube en todas menos en Melilla (-129), encabezando los malos datos Sevilla (31.813), Málaga (30.234) y Cádiz (25.649).

Con respecto al estado de la Seguridad Social, los números son también nefastos. Hasta el 31 de marzo el sistema perdió 833.979 afiliados, quedando un total de 18.445.436 personas afiliadas.

El dato medio mensual, que es el que se facilita normalmente, presenta un descenso de 243.469 afiliados. Desde 2009, año de la crisis financiera global, no se producía una caída en la afiliación en el mes de marzo.

En cuanto a variación por sectores (desde el 12 de marzo), todos pierden afiliados, siendo los más castigados los servicios, con una pérdida de 644.920 (-4.40 %). Le siguen la construcción, donde se desvanecen 156.989 (-12.31 %), la industria, con un hundimiento de 80.857 (-3.54 %), y la agricultura, con un menoscabo de 16.056 (-1.43 %).

Por tipo de contrato, disminuyen drásticamente los temporales (-550.651, un desplome del 17.30 %) y no se libran de los malos datos los indefinidos (-162.582, una caída del 1.92 %) ni los de otra categoría (-21.378, un bajón del 6.88 %).

Todas las comunidades autónomas sufren una variación negativa de afiliados, liderando la debacle Andalucía (-6.63 %), Canarias (-6.26 %) y Comunidad Valenciana (-5.78 %).

Estos malos datos concuerdan con lo pronosticado por Deutsche Bank Research, que estipulaba que España sufriría un fuerte aumento del desempleo por la dependencia del turismo y de los trabajadores temporales.


01/04/2020 – Los índices PMI del sector manufacturero de marzo de la eurozona muestran una contracción generalizada

El coronavirus ha llevado al mundo a una «hibernación» cuyos efectos futuros son desconocidos. Por el momento, los datos indican que la crisis sanitaria ha conducido a zona de recesión —menos de 50— a las manufacturas de la mayoría de los países de la eurozona, exceptuando Países Bajos.

El PMI manufacturero de Alemania es de 45.4. Un mal resultado, sin duda, aunque no tan dañino como el de septiembre de 2019, en plena guerra comercial EE. UU.-China (41.7). Sin embargo, no todas las perspectivas son positivas: en febrero de 2020 alcanzó la cifra de 48.0, lo que significa que la industria se hallaba a las puertas de la expansión tras estar en recesión desde enero de 2019 y esta recuperación se ha perdido.

Precisamente, la OCDE advertía en un documento publicado el 2 de marzo de que incluso antes de la pandemia la actividad económica era débil, aunque había signos de mejora en la manufactura y los servicios. Sin embargo, esta mejoría está ahora en riesgo por, entre otras razones, la perturbación de las cadenas mundiales de suministros y la disminución del turismo internacional y los viajes de negocios.

Por su parte, España ha registrado el dato más bajo de PMI en casi siete años, 45.7. Durante el 2019, periodo de desaceleración, la cifra más baja fue 46.8, lo que da una idea de la magnitud del problema. Adicionalmente, se da la circunstancia de que la economía del país se ve afectada por la compleja situación del turismo (12.3 % del PIB), lo que dañará una parte del sector servicios (que, en su totalidad, supone el 74.2 % del PIB). Consecuentemente, será uno de los Estados de la eurozona más perjudicados por el coronavirus.

España – Índice PMI del sector manufacturero de marzo

Italia ha experimentado «el mayor deterioro de las condiciones operativas, y su respectivo índice PMI registró el nivel más bajo en casi once años», 40.3, señala IHS Markit en el comunicado de prensa. El país alpino es, por el momento, el segundo del mundo en número de contagios (106 128) y muertes por coronavirus (12 443). La zona septentrional, donde se concentra la industria, es la más golpeada, por lo que no ha de extrañar este pésimo resultado, que es más desconsolador si se tiene en cuenta que antes de la pandemia había obtenido un crecimiento notable, hasta hallarse en 48.7 en febrero de 2020, rozando la expansión tras mantenerse en recesión desde octubre de 2018.

Francia (43.2) ha obtenido su peor resultado en siete años e Irlanda (45.1) en diez. Solo se ha salvado de la debacle Países Bajos (50.5), con su mínimo en dos meses. Por todo ello, el índice PMI final del sector manufacturero de la eurozona de marzo es el más bajo en siete años (44.5), rompiendo la senda alcista que lo llevó hasta 49.2 en febrero de 2020.

IHS Markit señala que la producción, los nuevos pedidos y las compras se han reducido fuertemente, mientras que el empleo se ha recortado notablemente y las limitaciones de la oferta se han intensificado a un ritmo récord. Asimismo, los fabricantes se han enfrentado a obstáculos importantes para conseguir suministros en marzo, tanto dentro como fuera de los mercados europeos, lo que indica que las cadenas de suministro globales están siendo diezmadas por el cierre de fábricas en todo el mundo.

Esta deplorable situación todavía puede empeorar, pues la confianza sobre el futuro ha caído a un mínimo histórico y se alerta de que «es probable que los cierres de empresas, los confinamientos y el aumento del desempleo tengan un impacto sin precedentes en el gasto en todo el mundo, hundiendo la demanda de una amplia gama de productos», lo que podría causar que grandes sectores sufran «recesiones jamás vistas con anterioridad».


31/03/2020 – El planeta ha entrado en un letargo incierto

El mundo ha dejado de ser el que era. Numerosos países han confinado a sus ciudadanos para frenar la expansión del coronavirus, hasta el punto de que hay más gente bajo algún tipo de cuarentena que personas vivas durante la Segunda Guerra Mundial, como calculé en este artículo. Los lugares turísticos del mundo, normalmente atestados de visitantes, yacen vacíos en una escena que ni el más pesimista hubiera imaginado hace unos meses. Esta situación no tiene parangón en la historia: nunca se ha producido una confinación generalizada semejante ni una «hibernación» del sistema económico de este calibre.

En palabras del Banco Mundial, el virus ha causado una «conmoción global», un hecho muy preocupante para las economías en desarrollo de Asia del Este y el Pacífico, que pueden enfrentarse a un «shock financiero global» que conduzca a 11 millones de personas a la pobreza. Por su parte, la OCDE estipula que incluso antes de la pandemia la actividad económica era débil como consecuencia de la guerra comercial EE. UU.-China, y los signos de estabilización o mejora que habían aparecido están ahora en peligro. El organismo destaca el riesgo de que se produzcan roturas en las cadenas de suministros y cita las restricciones de viaje, la cancelación de eventos y otras disrupciones ocurridas en el sector servicios.

En España, la vida gira en torno al estado de alarma activado por el Real Decreto 463/2020, que se mantendrá, al menos, hasta el 12 de abril. Si esta medida ya suponía una merma importante en la libertad de movimientos, se ha endurecido con el cierre de toda actividad no esencial ordenado en el Real Decreto-ley 10/2020. El Gobierno busca reducir la movilidad lo máximo posible para disminuir el número de contagios y evitar una saturación mayor del sistema sanitario. Tras la tempestad, prevé que la economía «resucite». Lamentablemente, la configuración económica reúne las condiciones para sufrir más que la de otros países del entorno. El turismo, por ejemplo, representa el 12.3 % del PIB y el 12.7 % de la fuerza laboral, pero es difícil creer que se recuperará fácilmente. Primeramente, habrá que ver cuándo y en qué medida se levantan las restricciones existentes y, además, por cuanto el virus actúa como si de una secuencia se tratara —brotó en China, se movió a Europa y ahora se multiplica en EE. UU.— es posible que el Gobierno se vea forzado a implantar restricciones de entrada a los extranjeros para evitar rebrotes, lo que dañaría la campaña de verano. Por consiguiente, no resulta extraño que Deutsche Bank Research vaticine un fuerte aumento del desempleo, agudizado por la dependencia de los trabajadores temporales.

Examinando la dialéctica, el hecho de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, utilice el término «Plan Marshall» debería producir escalofríos, pues se refiere a una iniciativa estadounidense para rehacer una Europa destrozada por la Segunda Guerra Mundial. También ha aludido a la necesidad de crear unos «bonos de la reconstrucción»; esto es, una suerte de eurobonos o, dicho de otra manera, de emisión de deuda pública colegiada entre todos los países de la zona euro. Sin embargo, esta iniciativa, apoyada por Italia, cuenta con la oposición de Estados como Alemania y Países Bajos. La situación recuerda a la fisura que se abrió entre los Estados norteños y sureños durante la crisis de la eurozona, que puso en peligro la continuidad del proyecto común.

Desde luego, al Gobierno español le va a costar mucho defender esta propuesta, especialmente tras dar a conocer el INE que «en el conjunto del año 2019 las Administraciones Públicas presentaron una necesidad de financiación de 33.223 millones [de euros] (2,7 % del PIB), frente a los 30.495 millones (2,5 % del PIB) de 2018», lo que significa que, por primera vez desde 2012, se ha producido un aumento del déficit público en relación al año anterior, pese a que la previsión del Gobierno era del 2 %. No es descartable que la crisis sanitaria mutada en crisis económica obligue a España a recurrir al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el fondo de rescate de la eurozona acompañado de unas condiciones estrictas.

Por otro lado, el bajo precio del petróleo —el West Texas Intermediate tiene como valor 20,34 dólares estadounidenses y el Brent 26,04—, resultado de la guerra de precios Arabia Saudí-Rusia, pone en jaque a productores como Ecuador, Angola y Argelia, según relató a ElEconomista.es la experta Carmen Reinhart.

Lecturas recomendadas:

Coronavirus: Cómo viví la propagación del virus en Reino Unido y cómo volé en mitad de la pandemia.

El mundo pospandemia.


08/03/2020 – Una crónica personal desde Reino Unido

He visitado varios supermercados y tiendas de Chichester, ciudad situada al sur de Inglaterra, y en todas ellas, en mayor o menor medida, hay escasez de ciertos productos, como papel higiénico y pasta alimenticia. Según The Telegraph, los supermercados británicos van a racionar determinados artículos para asegurar el suministro.

Del mismo modo, he podido observar que en establecimientos sanitarios, como farmacias o clínicas dentales, hay carteles que estipulan que si una persona cree tener el coronavirus debe regresar a casa y ponerse en contacto con el servicio nacional de salud mediante el número 111.

El 16 de febrero visité el St Richard’s Hospital de Chichester y, si bien hay carteles informativos en la entrada, estos no dicen que el posible contagiado deba volver a casa, aunque sí manifiestan que ha de llamar al 111.

Por su parte, desde hace días no hay mascarillas ni geles desinfectantes para manos en las farmacias que he visitado.


08/03/2020 – Un paciente con coronavirus puede empeorar rápidamente si el tracto respiratorio inferior se ve afectado

La ciencia comienza conocer el curso de la enfermedad. Si el coronavirus se mantiene en la nariz y en la garganta, como sucede en la mayoría de los casos, solo provoca síntomas leves. Sin embargo, si alcanza las ramas periféricas del sistema respiratorio y el tejido pulmonar el empeoramiento puede ocurrir muy rápido, informa Bloomberg.

La infección por coronavirus generalmente comienza en la nariz. Una vez en el cuerpo, el patógeno invade las células epiteliales que recubren y protegen el tracto respiratorio. A partir de ahí, si se contiene en la vía aérea superior el resultado suele ser favorable, pero si progresa hasta el tracto respiratorio inferior el pronóstico se agrava debido al daño causado por la neumonía —derivada del virus—, sumado al daño provocado por la respuesta inmune del cuerpo, que en algunos casos conlleva la destrucción de tejido sano, lo que expone al paciente a infecciones bacterianas secundarias, hasta el punto de que el cuerpo puede perder la capacidad de reparar los pulmones.

En torno al 10-15 % de los infectados leves y moderados degeneran en casos graves y, de estos, el 15-20 % se convierten en críticos. El grupo de mayor riesgo lo conforman las personas de 60 años o más y aquellos que padecen hipertensión, diabetes u otras condiciones preexistentes. Asimismo, es posible que personas jóvenes que sufran una inmunodeficiencia menor tengan más probabilidades de morir si contraen el virus.


08/03/2020 – 16 millones de personas se encuentran en cuarentena en Italia. Lombardía advierte del colapso del sistema sanitario.

El Gobierno italiano ha tomado una medida drástica: aislar, hasta abril, a Lombardía —incluida Milán, la capital financiera del país— y otras 14 provincias norteñas (Modena, Parma, Piacenza, Reggio Emilia, Rimini, Pesaro y Urbino, Alessandria, Asti, Novara, Verbano-Cusio-Ossola, Vercelli, Padua, Treviso y la turística Venecia) para tratar de parar la rápida propagación del coronavirus. Así, los residentes de estos territorios necesitan un permiso especial para viajar.

Hasta el momento, Italia es el país europeo con más casos (5.883) y muertes (233). La magnitud del problema es tan grave que el sistema sanitario lombardo se ha visto desbordado por la situación, particularmente por la saturación de las unidades de cuidados intensivos. Probablemente, de no resolverse esta situación el número de muertes crecerá significativamente.

Fuente: Sky News, BBC y Corriere Della Sera.


07/03/2020 – El coronavirus conduce a las bolsas a una fuerte volatilidad

El 27 de febrero de 2020 el Dow Jones Industrial Average, principal índice bursátil de EE. UU., perdió 1,190.95 puntos (-4.42 %). Nunca antes había perdido tantos puntos en una sesión. Pocos días después, el 2 de marzo, subió 1,293.96 puntos (+5.09 %). Jamás había tenido un incremento neto semejante. Pero la cosa no quedó ahí, pues el 4 de marzo obtuvo la segunda mayor subida de puntos de la historia, 1.173.45 (+4.53 %).

El miedo al coronavirus, así como la actuación de los bancos centrales —la Reserva Federal redujo los tipos de interés por sorpresa el pasado martes— explica esta montaña rusa bursátil. No es descartable que en las próximas semanas se vivan nuevas jornadas de nervios debido a la alarmante expansión de la enfermedad y a la dudosa efectividad de las medidas tomadas por los bancos centrales. Sobre este último aspecto merece la pena destacar que algunas voces afirman que la «magia» de la política monetaria podría haber llegado a su fin y, como consecuencia, la puesta en marcha de estímulos fiscales sería clave para evitar un daño considerable a la economía mundial. A propósito de esto, Financial Times estipula que el virus podría crear una disrupción en la cadena de suministros para, posteriormente, golpear a la demanda. Como resultado, el recorte de tasas podría tener un efecto limitado.

Con todo, TIME informa que algunas fábricas están reabriendo en China, lo que puede aliviar la falta de suministros, si bien esto depende de la rapidez con que se lleve a cabo esta iniciativa, máxime teniendo en cuenta que el gigante asiático mantiene diversas restricciones debido a la amenaza de que el coronavirus rebrote.

Asimismo, tal y como se apuntaba anteriormente, no se ha de perder de vista la rápida expansión del virus en continentes como Europa. Italia ha tenido que tomar medidas drásticas, como el cierre de escuelas y universidades, lo que, sin duda, supone un importante coste económico. De este modo, si la propagación no se logra frenar otros países deberán imponer este tipo de medidas draconianas, con un daño considerable a la economía global.


01/03/2020 – Los índices PMI manufactureros de la eurozona referentes a febrero de 2020 son mejores de lo esperado, pero podría ser un espejismo

El PMI manufacturero de España se sitúa en la zona de expansión (50,4) tras haberse mantenido ocho meses —de junio de 2019 a enero de 2020— por debajo de 50. Incluso ha superado las expectativas, puesto que se consideraba que se quedaría en zona de contracción (49,2). Es, sin duda, un dato excelente, motivado por la atenuación de la guerra comercial entre EE. UU. y China. No obstante, si el coronavirus se convierte en una pandemia el turismo y la industria podrían verse golpeados en relativamente poco tiempo.

Algo similar ocurre con el resto de PMI europeos. La manufactura alemana se haya a las puertas de la expansión (48,0), después de más de un año en recesión. De hecho, el PMI llegó a situarse en 41,7 en septiembre de 2019, debido a los efectos perniciosos de la guerra comercial y de los cambios en el sector del automóvil. Con todo, la evolución del coronavirus en China es fundamental por el gran peso que el gigante asiático tiene en las exportaciones alemanas (6.8% en 2017, según CIA Factbook).

Alemania - Índice PMI del sector manufacturero (febrero de 2020)
Alemania – Índice PMI del sector manufacturero (febrero de 2020)

Por su parte, la industria francesa retrocede hasta zona de contracción (49,8). No obstante, el resultado es mejor de lo esperado (49,7) y, en cualquier caso, no parece especialmente preocupante por el momento, teniendo en cuenta que la frontera entre recesión y crecimiento se haya a dos décimas.

La situación de Italia sí resulta más alarmante. Desde octubre de 2018 el PMI manufacturero se haya por debajo de 50 y el dato de febrero (48,7) es peor de lo esperado (49,2). Además, el coronavirus se está expandiendo rápidamente por el país —este domingo el número de contagiados aumentó en un 40 % con respecto al día anterior, alcanzando los 1.576— y las autoridades se han visto obligadas a aislar algunas ciudades norteñas, por lo que no es descartable que la industria sufra las próximas semanas y el dato de marzo confirme que el crecimiento manufacturero está cada vez más lejos.

Echando un vistazo a Asia, el PMI manufacturero de Caixin referente a China se ha desplomado (40,3), lo que significa que el nuevo virus ha dañado seriamente a las fábricas chinas durante el mes de febrero. De mantenerse esta situación durante más tiempo, sin duda la manufactura europea se verá afectada.

Dada esta situación, los buenos datos PMI de la eurozona pueden ser un espejismo en medio de la tormenta económica generada por el coronavirus. La contención de la expansión —y, si se da el caso, la letalidad y cómo se afronte globalmente el problema— es fundamental para evitar que la recuperación se vea truncada.


01/03/2020 – La recopilación vuelve a ponerse en marcha – China: desplome del PMI manufacturero y no manufacturero (febrero de 2020)

Tras una larga pausa la recopilación se pone en marcha de nuevo. Desde la última actualización han sucedido multitud de hechos, pero el más remarcable es, sin duda, la aparición y expansión del coronavirus (COVID-19), ya que puede generar un gran impacto en la economía global de convertirse en pandemia, un escenario que los expertos consideran “probable”. Las medidas draconianas tomadas por China para tratar de frenar su propagación han sido exitosas en este sentido, pero han dañado gravemente la economía durante el mes de febrero, a tenor de los datos PMI.

Tanto índice PMI del sector manufacturero, que da una imagen de la salud de la industria, como el no manufacturero, que muestra la salud de los servicios, se han hundido, hasta el punto de obtener resultados peores que durante la crisis de 2008. A partir de aquí, los escenarios pueden ser diversos: si China logra contener el COVID-19, y las manufacturas y demás agentes económicos reinician el trabajo, es posible que la recuperación sea en forma de ‘V’; es decir, que los datos de los próximos meses muestren una clara mejoría. De lo contrario, es complicado que no se produzcan dificultades económicas serias con unos índices PMI tan bajos.

crisis 2020 PMI manufacturero China febrero 2020
China: Índice PMI del sector manufacturero (febrero de 2020)
crisis 2020 PMI servicios China febrero de 2020
China: Índice PMI del sector no manufacturero (febrero de 2020)

Igualmente, no hay que pasar por alto que el coronavirus se está propagando rápidamente por otras zonas, como Italia o Corea del Sur. Consecuentemente, es necesario seguir de cerca la evolución de estos países, así como los datos económicos que aparezcan, con el fin de conocer fehacientemente hasta qué punto están resultando dañados.


26/09/2019 Alemania: La confianza del consumidor aumenta de cara a octubre, pero parece que la recesión es inminente

El índice de clima de consumo elaborado por la compañía de investigación de mercados GfK ha sido mejor de lo esperado (9,9 frente a la previsión de 9,7). De acuerdo al comunicado de la empresa, la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) ha tenido un impacto positivo en el consumidor alemán, que se muestra más propenso a comprar que al ahorro, si bien es ligeramente pesimista con respecto a las expectativas de ingresos, situándose en los 46.8 puntos, frente a los 50.1 de agosto —y es posible que este dato empeore si el mercado laboral, que hasta ahora se ha mantenido estable, se deteriorara—.

crisis 2020 Índice Gfk de clima de consumo alemania septiembre 2019
Alemania – Índice Gfk de clima de consumo: evolución de los indicadores individuales en septiembre de 2019 en comparación con el mes y el año anterior.

Por su parte, las expectativas económicas han experimentado una ligera recuperación tras dos periodos consecutivos de declive, situándose en -9.0 puntos, frente a los -12.0 de agosto. No obstante, en septiembre de 2018 este dato era de 24.6 puntos, lo que significa que la recesión en Alemania es prácticamente segura, sobre todo porque otros índices, como el PMI manufacturero o las expectativas a seis meses del ifo, siguen avalando la contracción del PIB en el tercer trimestre del año. De hecho, GfK advierte de que los conflictos comerciales, así como la incertidumbre que rodea al Brexit, están dañando a las empresas exportadoras, a sus proveedores y al resto de la economía alemana.

Por tanto, el repunte de las expectativas económicas y de la tendencia a comprar de los consumidores —esta última impulsada por la política monetaria del BCE— no parecen ser suficientes para frenar el deterioro económico. Con todo, la mejora general del índice es un pequeño balón de oxígeno ante los malos datos macro que cercan al país germano, ya que indica que la demanda interna sigue siendo fuerte, a pesar de la desaceleración mundial.

crisis 2020 Índice Gfk de clima de consumo alemania
Variación del clima de consumo en los últimos años. En octubre de 2019 aumenta hasta los 9,9 puntos, 0,2 más que en septiembre.

24/09/2019 España: Tijeretazo del Banco de España al crecimiento

Aunque el Banco de España afirma que «las proyecciones actuales apuntan a una prolongación de la actual fase expansiva a lo largo del período 2019-2021», advierte de que el dinamismo de la actividad tenderá a moderarse «a lo largo del horizonte de la proyección». Como consecuencia, el banco central nacional ha metido la tijera a las proyecciones realizadas en junio del crecimiento del PIB, que revisa a la baja en cuatro, dos y una décima para los años 2019 (2 % de crecimiento), 2020 (1,7 %) y 2021 (1,6 %), como se observa en el cuadro adjunto («Proyección de las principales macromagnitudes de la economía española»).

Debido a esta revisión a la baja, se prevé una «moderación progresiva del ritmo de creación de empleo, en consonancia con la desaceleración proyectada en la actividad». Asimismo, no son descartables recortes futuros del crecimiento del PIB, ya que existen diversos riesgos, tanto externos —«la posibilidad de que el debilitamiento reciente de la actividad global sea más persistente de lo asumido en los supuestos»—, como internos —«incertidumbre acerca de la orientación futura de las políticas económicas y de la adopción de medidas que permitan elevar la capacidad de resistencia de la economía española ante un posible empeoramiento del contexto macrofinanciero global»—.


24/09/2019 – Alemania: Lectura mixta del índice ifo de confianza empresarial de septiembre

Tras los demoledores resultados preliminares de los índices PMI del martes, hoy le toca el turno al índice ifo. Si bien manifiesta que la situación actual del país teutón es mejor de lo esperado, las expectativas para los próximos seis meses son peores de lo previsto. En conjunción con los datos PMI, se puede afirmar que solo una buena evolución de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, así como una resolución del Brexit favorable para las dos partes podría evitar la crisis económica que sobrevuela la eurozona.

Como se aprecia en la gráfica «ifo Business Climate Germany», este indicador adelantado lleva cayendo desde mediados de 2018. Aunque el dato de hoy no es del todo malo, puesto que la situación actual de Alemania (raya gris) aumenta por encima de lo previsto (98,5 vs. 97,0), las expectativas empresariales a seis meses (raya azul) continúan cayendo (90,8 vs. 91,8). Una mala señal que manifiesta que las empresas están temerosas ante los efectos de la guerra comercial y la incertidumbre que supone la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Este dato es, sin duda, preocupante, por cuanto la caída de las expectativas desde 2018 ha tenido una correlación con las perspectivas sobre la situación actual. Con todo, el resultado mixto supone un cierto balón de oxígeno.

crisis recesion 2020 indice ifo alemania septiembre

En la imagen inferior, «ifo Business Climate Germany by Sector», aparecen las gráficas del índice ifo por sectores. Preocupa especialmente la caída del sector manufacturero, que ya se preveía por el aterrador resultado preliminar del índice PMI manufacturero del martes. Desde luego, todo indica que la industria alemana está muy tocada por la guerra comercial y los efectos que esta tiene en el comercio global. De hecho, el índice ifo relativo al comercio también cae. Sin embargo, el sector servicios repunta y supone un colchón ante el mazazo industrial. Por su parte, las empresas dedicadas a la construcción valoran la situación como «excelente».

crisis 2020 indice ifo alemania septiembre

Por último, destacar la gráfica de «dispersión» («ifo Dispersion Germany») que ‘mide’ la incertidumbre en las empresas alemanas, en función de las respuestas relativas a las preguntas sobre las expectativas a seis meses vista. Como no podía ser de otra manera, la incertidumbre crece debido a un escenario global complicado.

recesion 2020 indice ifo alemania septiembre

23/09/2019 – ¿Agotamiento del sector servicios en la eurozona?

Si bien la crisis industrial afecta a la eurozona desde principios de año, el sector servicios ha aguantado bastante bien hasta el momento, lo que ha amortiguado los malos resultados relativos a la manufactura. No obstante, los datos preliminares del sector servicios de Francia (51,6), Alemania (52,5) y del conjunto de la eurozona (52,0) son menores a lo esperado. No es ilógico pensar que las dificultades de la industria podrían terminar contagiando a los servicios, algo que podría ser catastrófico para la economía, particularmente para la española, que por ahora ha sorteado la desaceleración gracias, en parte, a la importancia del sector servicios en detrimento del industrial.


23/09/2019 – Alemania: El resultado preliminar del índice PMI manufacturero de septiembre es muy preocupante

La industria alemana sufre una importante recesión, a tenor del último dato del índice PMI manufacturero, relativo a septiembre. Debe tenerse en cuenta que el sector manufacturero germano lleva en contracción desde enero de 2019 y los datos empeoran cada vez más. Por ello, es muy probable que el PIB del tercer trimestre del año sea negativo y oficialice la recesión en Alemania, que sufre las consecuencias de la profunda guerra comercial entre Estados Unidos y China, así como los cambios en el sector del automóvil.

Indice PMI del sector manufacturero de Alemania - Septiembre 2019

03/09/2019 – España: Datos del paro alarmantes

El mes de agosto es tradicionalmente malo para el empleo, puesto que supone el fin de la temporada turística. Este año no ha sido ninguna excepción, ya que según datos oficiales el desempleo ha subido en 54.371 personas en relación con julio. Así, el paro registrado se sitúa en 3.065.804. Debido a que los meses de otoño no suelen ser buenos, es prácticamente imposible que en 2019 la cifra de parados baje de los tres millones. Por el contrario, si la desaceleración económica internacional se recrudece, es posible que las cifras del paro superen a las de los meses de otoño de 2018, rompiendo una tendencia a la baja que cada vez es más fría.


02/08/2019 – España: el mercado laboral se enfría en plena temporada turística de julio

Decepcionantes datos de desempleo de julio. Como explica el Ministerio de Trabajo, el número de desempleados registrados en las Oficinas de los Servicios Públicos, al finalizar el mes de julio, bajó en 4.253 personas en relación con junio, un dato alarmante, teniendo en cuenta que julio es un mes ubicado en plena temporada turística veraniega. Como consecuencia, el paro registrado se ha mantenido en una cifra superior a los tres millones.

Evolución del paro registrado entre 2015 y 2019: Se observa un enfriamiento del mercado laboral a partir de 2018, que se agudiza en 2019

Llama la atención que el desempleo suba en ciertas comunidades turísticas, como las islas Baleares, Canarias, la Comunidad Valenciana o Cataluña, con una variación mensual relativa del 3,12 %, del 0,98 %, del 0,18 % y del 0,44 %, respectivamente.

Como advierte el propio Ministerio, en términos desestacionalizados el paro registrado ha subido en julio en 2.915 personas. Estos datos preceden a agosto, un mes que suele suponer un punto de inflexión en cuanto a la bajada del desempleo, por cuanto terminan las vacaciones y los empleos de temporada. Por ello, el crecimiento del paro en otoño podría ser especialmente preocupante.


01/08/2019 – Recesión generalizada en la industria manufacturera de la eurozona

Descalabro en las principales industrias de la eurozona. Los datos definitivos del índice PMI del sector manufacturero de julio muestran una contracción en la industria de Alemania, España, Italia y Francia. El peor dato corresponde a la industria germana, en recesión desde enero de 2019. Descontando los resultados preliminares, el último índice PMI alemán cae a mínimos de 2012; dato especialmente negativo si se tiene en cuenta que 2012 fue un año turbulento por el huracán de la crisis de deuda soberana que estuvo cerca de arrasar el euro.

Por su parte, la industria de España tampoco pasa por un buen momento. Cayó en una ligera recesión en febrero (49,9), de la que se recuperó en marzo (50,9) y abril (51,8). No obstante, flaqueó en mayo (50,1) y entró en recesión en junio (47,9), que continúa en julio (48,2). Desde 2013 la industria manufacturera española no ha vivido dos meses consecutivos en contracción.

Por su parte, la industria manufacturera italiana lleva en contracción desde octubre de 2018. Lo más cerca que ha estado de recuperar el punto intermedio entre expansión y recesión fue en mayo de 2019 (49,7), pero cayó en junio (48,4) y no ha logrado recuperarse lo suficiente en julio (48,5).

Francia añade más leña al fuego. El PMI de julio manifiesta que la industria gala se une a la contracción generalizada de la zona euro. No es la primera vez este año que la manufactura francesa sufre una contracción, pues ya ocurrió en marzo (49,7), pero logró salir de ella en abril (50,0). Sin embargo, las incertidumbres globales, encabezadas por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y el desafío del Brexit, que se ha recrudecido con la llegada de Boris Johnson a la jefatura del Gobierno del Reino Unido, han provocado su recaída (49,7).

Por todo ello, no es de extrañar que el PMI del sector manufacturero de la zona euro de julio se haya desplomado a una cifra cercana a abril (46,8) y mayo (46,7) de 2013, agudizando la recesión que arrastra desde febrero de 2019.


20/07/2019 – El índice de confianza del inversor de Sentix de julio se desploma

El índice de confianza del inversor de Sentix refleja el ánimo de los inversores. Los últimos datos son demoledores: los referentes a la eurozona no habían estado tan bajos desde finales de 2014 (-5,8); y los referentes a Alemania, desde 2011 (-4.8). Por ello, Sentix estima que el país germano camina hacia la recesión.


19/07/2019 – La tensión internacional se incrementa , según la compañía de gestión de inversiones BlackRock

Si la desaceleración económica que registran la mayoría de los indicadores diera como resultado una crisis en el año 2020, esta se desarrollaría en un escenario geopolítico de creciente tensión, a tenor de los datos ofrecidos por BlackRock. La empresa estadounidense estima que el bajo crecimiento económico y la guerra comercial entre EE. UU. y China generan peligrosas fricciones internacionales, sobre todo porque la pugna entre las dos mayores economías del mundo es, en el fondo, una lucha por el “liderazgo tecnológico global”, por lo que será duradera y complicada de resolver.

crisis 2020 BlackRock Geopolitical risk dashboard
Gráfico de riesgos globales. Fuente: BlackRock. Edición: PeriodismoActual.com

Por otro lado, BlackRock registra un notable crecimiento de la tensión en el seno de la Unión Europea, como consecuencia de los roces entre Bruselas y el Gobierno italiano en cuanto a asuntos económicos o de gestión migratoria, el Brexit, pospuesto hasta el 31 de octubre, y el frágil contexto económico.

crisis 2020 BlackRock European fragmentation
Gráfico de riesgos globales. Fuente: BlackRock. Edición: PeriodismoActual.com

16/07/2019 – El Banco de la Reserva Federal de San Luis afirma que el comportamiento del mercado de la vivienda en EE. UU. anuncia una recesión

El vicepresidente del Banco de la Reserva Federal de San Luis (en inglés, Federal Reserve Bank of St. Louis), William R. Emmons, asegura que varios indicadores del mercado de la vivienda de EE. UU. apuntan a una posible recesión para finales de 2019 o principios de 2020.

De acuerdo a este economista, las ventas de viviendas unifamiliares revelan un debilitamiento del mercado inmobiliario “en todas las regiones del país”. Aunque la situación es menos grave que la que precedió a la Gran Recesión, es similar a los periodos que antecedieron a las recesiones de 1990-1991 y 2001. William R. Emmons advierte de que hay que poner máxima atención a estos datos, sobre todo cuando coinciden con otros preocupantes, como la inversión de la curva de tipos.


16/07/2019 – Un indicador del Banco de la Reserva Federal de Nueva York estima que hay las mismas probabilidades de recesión que en 2007

De acuerdo al Banco de la Reserva Federal de Nueva York (en inglés, Federal Reserve Bank of New York), a fecha de julio de 2019 hay la misma probabilidad de que EE. UU. caiga en una recesión en los próximos 12 meses que la que había en 2007, poco antes de la Gran Recesión. La amenaza ha crecido, sobre todo, a partir de 2019, año en el que se ha producido la inversión de la curva de tipos, lo que supone que la rentabilidad del bono de EE. UU. a tres meses es superior a la rentabilidad del bono a diez años.

NY Fed Probability of US Recession

16/07/2019 – Índice PMI del sector servicios de junio: Los servicios aguantan, por el momento, la desaceleración económica

A pesar de los malos datos del sector manufacturero, el sector servicios de la eurozona resiste bastante bien el enfriamiento económico. El índice PMI del sector servicios no ha caído por debajo de 50 —lo que supondría entrar en contracción— desde 2013. No obstante, es cierto que en enero de 2019 quedó cerca (50,8), pero desde entonces se ha recuperado, hasta alcanzar el 53,6 en junio.

crisis 2020 eurozona indice pmi sector servicios junio

Los buenos datos del índice del sector servicios de la eurozona se repiten tanto en España como en Alemania. Con todo, es preciso destacar la gran importancia del sector servicios para la economía española, pues su peso en el PIB es mayor que en el caso de Alemania (74,2 % frente a 68,6 %, según datos de 2017 proporcionados por el CIA World Factbook). No obstante, no es oro todo lo que reluce, pues existe una honda preocupación de que el frenazo en el sector manufacturero, junto con un empeoramiento de la situación global, acabe golpeando al sector servicios, arrastrándolo a la recesión. Cabe recordar que durante el periodo 2012-2013, tanto el sector manufacturero como el sector servicios de España estuvieron en recesión al mismo tiempo, obligando al Estado a tomar medidas drásticas, como la amnistía fiscal de 2012 o los duros recortes de la X legislatura.


16/07/2019 – Índice PMI del sector manufacturero de junio: Problemas en la industria de la eurozona

El índice PMI del sector manufacturero, elaborado por Markit Economics, refleja la salud de la industria manufacturera. Si el indicador se sitúa por encima de 50 significa que la industria está en expansión, y si se sitúa por debajo de 50 evidencia contracción.

Durante la crisis económica de 2008, el índice PMI del sector manufacturero de la eurozona llegó a hundirse hasta 33,5. Afortunadamente, actualmente se encuentra lejos de esta cifra, aunque esto no significa que los datos no sean preocupantes. En junio de 2019, el indicador se situó en 47,6, nivel que no se veía desde 2013, y que manifiesta una recesión industrial continuada en el tiempo; concretamente, desde febrero.

Crisis economica 2020 Indice PMI manufacturero eurozona

Por su parte, el índice PMI del sector manufacturero de España tampoco augura nada bueno. Tras cinco años de expansión, cayó en una ligera recesión en febrero (49,9), de la que se recuperó en marzo (50,9) y abril (51,8). Sin embargo, en mayo perdió fuelle (50,1) y en junio se desplomó a niveles no vistos desde 2013 (47,9).

Crisis economica 2020 Indice PMI manufacturero españa

Por último, dentro de los índices PMI del sector manufacturero de la eurozona, destaca, por sus malos datos, el de Alemania. La industria alemana se encuentra en recesión desde enero y, de acuerdo a una noticia de ElEconomista.es de abril, ya ha comenzado la destrucción de empleos en las fábricas. Este hecho debería poner en guardia a la industria manufacturera española, pues en caso de que la contracción que muestra el índice PMI se mantenga en el tiempo, también habrá despidos.

¿Cuáles son los motivos que han generado esta situación en el sector manufacturero alemán? Cabe destacar, por su importancia, la guerra comercial entre EE. UU. y China, que ha enrarecido el comercio internacional, muy importante para el país germano. Asimismo, la mala situación del automóvil ha agudizado el problema. No es descartable que, de mantenerse en el tiempo, la recesión industrial se contagie al sector servicios y dañe seriamente la economía.

Crisis economica 2020 Indice PMI manufacturero alemania

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here